CatSalut ha informado que del 2 al 5 de diciembre realizó en Ripollet un total de 1.542 test rápidos de antígenos, los cuales 7 dieron positivo, lo que representa sólo un 0,45% del total. La participación en este cribado intensivo ha sido más baja que en verano, siendo del 10%. Este cribado estaba dirigido a todas las personas mayores de 14 con el CAP Ripollet como centro de referencia. La lectura de estos datos por parte del CatSalut es positiva, por el resultado, pero también por la concienciación de la ciudadanía hacia la importancia de respetar las medidas de seguridad contra la Covid-19.

Según el último informe de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, la disminución de la incidencia respecto a las semanas anteriores se mantiene a niveles similares en septiembre, pero hay «riesgo evidente de desestabilización». Del 29 de noviembre al 2 de diciembre, se detectaron 29 nuevos positivos en Ripollet (55 la semana anterior y 75 hace 3 semanas). La tasa de incidencia bajó a 75 personas por cada 100.000 habitantes y el riesgo de rebrote se situó en 115. Estos datos eran inferiores a la media del Vallès, con una incidencia de 103,7 y un riesgo de rebrote de 196 a fecha 2 de diciembre. También se detectó una bajada de ingresos hospitalarios, de ingresos en la UCI y defunciones.


Según datos de la web de Salud dadescovid, a estas alturas, el riesgo de rebrote está volviendo a subir, lo que hace muy necesario el cumplimiento de las limitaciones de movilidad y contacto social correspondientes al tramo 1 del Plan de apertura progresiva de actividades. Un tramo que, finalmente, el lunes día 7 no pudo avanzar y se mantiene hasta el 20 de diciembre.