Este martes 29 de septiembre de 2020 en la sección 2ª de la Audiencia de Barcelona se juzga a dos personas acusadas de dos delitos de abuso sexual con penetración en una discoteca de Granollers.

La fiscalía pide 7 años de prisión para los dos presuntos autores del abuso sexual que se produjo el 14 de abril de 2017 en la discoteca 2,046, en el polígono Jordi Camp de Granollers. La misma madrugada de los hechos, los Mossos detuvieron a David H.A. y Gerard S.A., para los que al día siguiente el juzgado de instrucción número 4 de Granollers decretó el ingreso en prisión provisional.

La fiscalía considera que los dos imputados son autores de un abuso sexual y, además de las penas de prisión, pide una indemnización de 10.000 euros para la víctima, que ha necesitado terapia psicológica a consecuencia de los hechos.

Según el relato de la fiscalía, David H.A. acompañó a la joven a los lavabos de la discoteca y allí le bajó los pantalones y las bragas para penetrarla contra su voluntad. «A continuación, el procesado Gerard SA accedió al interior del inodoro inmediatamente después de que saliera David y, con el mismo ánimo y sin dejar que se subiera los pantalones, penetró» la joven contra su voluntad, «al tiempo que le decía «me he corrido dentro cacho perra», «porque eres mujer, sino te pegaba». Según el sumario judicial, se marchó con una zapatilla de la joven, que se quedó en el baño en estado de shock.

Según el relato de algunos testigos colgaron en su dia en la red, que los hechos tuvieron lugar alrededor de las cinco de la madrugada en el baño de la discoteca. 

Algunos testigos afirmaban que el personal de la discoteca no actuó de forma diligente algo que desde la discoteca se negó tajantemente. La discoteca aseguró en un comunicado difundido en las redes sociales que su actuación se ajustó siempre “a los protocolos establecidos», atendiendo a la víctima y reteniendo a los presuntos agresores hasta la llegada de los Mossos.