El alcalde de Ripollet, Jose M. Osuna, se reunió el jueves, 30 de julio, con los responsables de los Centros de Atención Primaria de Ripollet para conocer de primera mano la situación actual sobre el repunte de casos de Covid-19 en nuestro municipio. También mantuvo una conversación telefónica con la gerente de la región Metropolitana Norte, Anna Aran, a quien mostró su preocupación sobre la situación. Ambas partes coincidieron en que, efectivamente, ha aumentado significativamente el número de casos positivos, hasta 30 la última semana, pero que se trata de brotes controlados, hasta el momento. La mayoría de positivos están siendo asintomáticos o con síntomas leves y se concentran en núcleos familiares, sin que haya, en estos momentos, transmisión comunitaria.

La evolución de esta situación, que parece revertir según los últimos datos facilitados por el departamento de Salud, depende mucho de la responsabilidad de todos a la hora de respetar las normas básicas de prevención: llevar la mascarilla, mantener la distancia de seguridad y una higiene frecuente de manos. También es importante limitar las relaciones sociales en los núcleos de confianza y en grupos reducidos. En este sentido, desde el Ayuntamiento se ha dirigido una carta a cerca de setenta establecimientos de hostelería y restauración recordándoles la importancia de que cumplan y hagan cumplir a su personal y clientes las medidas de protección básicas , además de mantener una correcta limpieza y desinfección, tanto del establecimiento como de la terraza.

Para mantener el control de la pandemia, desde los CAP se destaca la importancia de la detección precoz de las personas con Covid-19, así como la rápida identificación y aislamiento de los contactos estrechos y recomienda, en caso de tener síntomas, ponerse en contacto rápidamente con los profesionales de su centro de atención primaria y seguir sus indicaciones. Asimismo, resulta imprescindible el aislamiento preventivo de aquellas personas que hayan tenido un contacto estrecho con una persona positiva, hasta que los profesionales sanitarios lo indiquen.

Se trata, como ha explicado el alcalde de Ripollet, Jose M. Osuna, «de una situación de contención donde es imprescindible la colaboración de todos, ya que no podemos bajar la guardia en ningún momento y tenemos que estar especialmente atentos a las personas más vulnerables «.