La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el conocido popularment como “banco malo” de la vivienda. ha suscrito este miércoles un acuerdo por el que pone las 35 viviendas sociales del Maset Nou a disposición del Ayuntamiento de L’Ametlla del Vallès.


El Ayuntamiento de l’Ametlla ha anunciado que las viviendas se destinarán a alquiler social para colectivos vulnerables. El Consistorio tiene como prioridad la rehabilitación energética de estas viviendas, que tienen una superficie útil (media) aproximada de 65 / 70m2, se componen de un acceso desde la zona de escaleras, una sala de estar, cocina, dos habitaciones y un servicio sanitario.


La voluntad del Consistorio es culminar el proceso de adjudicación de las viviendas lo antes posible.


El convenio tendrá una vigencia de cuatro años prorrogables anualmente hasta un máximo de cuatro, y durante este periodo el consistorio será el encargado de gestionar los inmuebles para atender las necesidades habitacionales de personas en riesgo de exclusión.
Una vez finalizado el acuerdo, el Ayuntamiento tendrá la posibilidad de adquirir las viviendas, y el convenio establece que Sareb percibirá a cambio de la cesión una contraprestación fija mensual de 130 euros por cada vivienda cedida.


Los pagos serán utilizados por Sareb, principalmente, para hacer frente a los gastos de seguros y comunidad, mientras que el consistorio asumirá los cargos correspondientes a la gestión de la vivienda, así como su mantenimiento ordinario e Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), entre otros.


El acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento de L’Ametlla del Vallès se suma a los ya suscritos con los consistorios de Barcelona (200 viviendas), Calafell (58), L’Hospitalet de Llobregat (50), Vilafranca del Penedès (15) y Sant Feliu de Guíxols (9).


El pasado 10 de julio l’Ametlla celebró un pleno extraordinario que dió luz verde a la firma del acuerdo