El Consorcio del Besòs Tordera ha reclamado casi 800.000 euros a Ditecsa, la propietaria de la planta de tratamiento de residuos de Montornès que se incendió en diciembre de 2019 y contaminó el agua del Besòs. Este importe es la suma de los 395.000 euros de la indemnización más los 401.000 de la sanción que tendría que pagar la compañía y forma parte de un expediente sancionador que todavía está en fase de propuesta.

El Consorcio recuerda que desde hace unos tres meses se están tratando las zonas cercanas a la fábrica que sufrieron afectaciones y que desde mediados del mes pasado Ditecsa ha comenzado el proceso de descontaminación de sus aguas subterráneas.

A mediados del mes de febrero, tres meses después del incendio, desde el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat dijeron que el Besòs tardaría entre dos y tres años para recuperarse de las consecuencias de este incendio. Pocas semanas después, a principios del mes de marzo, la Agencia Catalana del Agua (ACA) puntualizó que los últimos análisis que había hecho en la zona fluvial indicaban que el agua superficial casi ya no estaba contaminada, a diferencia de los acuíferos.