Parecía que los problemas del barrio de La Torreta, en La Roca del Valles, se habían solucionado con el nuevo gobierno formado por ERC y Junt x La Roca. La pandemia del Covid-19 aletargó una situación que, en vez de normalizarse, ha empeorado. El barrio continua con la misma rutina que antes de las elecciones de mayo de 2019. Abandonado, según comentario de los vecinos, por el consistorio.

Por eso han decidió volver a colgar pancartas y reivindicar sus derechos. Los vecinos tenían prevista un concentración para el lunes 8 de junio, que tuvo que ser anulada por no tener el permiso de los Mossos d’esquadra. La concentración era para reclamar sus derechos y pedirle al consistorio que tiene una serie de obligaciones con el barrio de La Torreta que no cumplen.

Las reivindicaciones son las de siempre. La falta de mantenimiento y la suciedad de las calles. Hay ejemplos significativos. Las aceras de la calle Ramón y Cajal puede ocasionar percances a la gente que pasea por ahí. Los vecinos tienen miedo, teniendo en medio el hundimiento de parte del pavimento, que se hunda parte de la acera. Y este no es el único punto conflictivo del barrio. Muchas calles tienen parte del pavimento levantado. No se hace un mantenimiento preventivo y, cuando este se rompe, pasa mucho tiempo hasta que se arregla, si es que lo hacen.

También hay preocupación por la falta de limpieza. En algunos espacios, como la Plaza de la Tirolina, algunos vecinos han decidido ser ellos los que recogen el espacio de suciedad, para eliminar la dejadez. Los vecinos empiezan a estar cansados de reuniones estériles, a las que a todo dicen si, pero que luego no hacen nada. Mientras tanto continuaran reivindicando sus derechos, como vecinos de La Roca del Valles, con concentraciones y protestas. Es lo único que les queda pues, según ellos, no van a permitir que les dejen olvidados.

Acera de la calle Ramon y Cajal