Unas 200 personas, la mayoría trabajadores de la factoría Nissan de Montcasa se han concentrado este viernes antes del mediodía frente al concesionario de Nissan en Granollers, en la carretera del Masnou. Los trabajadores han lanzado huevos contra la fachada del concensionario y pegado de carteles en sus cristaleras en protesta por el cierre de las fábricas catalanas de la empresa automovilística nipona.

Entre los manifestantes había también representantes sindicales de la comarca. La concejala de promoción económica de Granollers, Gemma Giménez también ha sido el lugar para solidarizarse con los 3000 trabajadores afectados por el cierre.

Los manifestantes, que también han pintado el suelo del concesionario, han hecho patente su protesta cortando la carretera de entrada a Granollers.