El restaurante de La Roca Village Flax & Kale despidió a toda su plantilla de 20 personas a mediados de marzo, justo en el momento de la entrada del decreto de alarma.


El despido de todos los empleados ha sido, de forma sorprendente, por “motivos disciplinarios”. Los trabajadores, que llevaban poco tiempo trabajando, ya que el restaurante abrió sus puertas el pasado mes de diciembre, han recibido idéntica carta de despido, según ha informado el digital Metrópoli Abierta, que ha tenido acceso a la comunicación de despido.

En el texto se asegura que el trabajador ha incurrido en una «falta muy grave», ya que se «ha mostrado poco motivado y ello ha derivado en un descenso en el rendimiento de trabajo». Así, la empresa realizó el mismo despido disciplinario a toda la plantilla, a la vez, y por los mismos motivos.


El despido disciplinario – que se aplica normalmente por la empresa si observa graves problemas con un trabajador- comporta que este no recibe indemnización alguna, excepto que finalmente sea calificado como improcedente. En este caso la empresa se ahorraría el monto de las liquidaciones de los 20 empleados.


Según Metrópoli Abierta desde Flax & Kale remarcan que el restaurante llevaba muy poco tiempo abierto y que el procedimiento de despido se ajusta a la ley, y que los empleados tenían la posibilidad de recurrir al CMAC para llegar a una conciliación, o bien que la autoridad laboral dictaminase que se trataba de un despido improcedente. De hecho algunos de los trabajadores consideran el despido “un fraude de ley” y acudirán a los tribunales para que este sea considerado improcedente. Otros no lo harán porque la empresa les ha prometido que volverán a ser contratados cuando acabe la crisis del Covid-19 y se pueda reabrir el restaurante.


Flax & Kale es una cadena líder en el campo de los restaurantes veggie y tiene otros establecimientos en Barcelona y Madrid en los que estos días ha aplicado un ERTE.