El pleno ordinario de La Llagosta ha aprobado por unanimidad la modificación de la Ordenanza de convivencia ciudadanía y de la vía pública del municipio de La Llagosta. La propuesta endurece el grado de regulación, de leve a grave, de las infracciones correspondientes a las defecaciones de los animales domésticos de compañía y la gestión de los residuos de plástico, especialmente los residuos sanitarios, tales como guantes o mascarillas.

A partir de la declaración del estado de alarma, el Ayuntamiento de La Llagosta ha detectado un incremento en el número de defecaciones de animales domésticos en las calles, así como en el volumen de desechos mal gestionadas en la vía pública, especialmente guantes de plástico, mascarillas u otros envoltorios de plástico. De esta manera la sanción de cada una de las infracciones pasa a ser de 401 a 1.200 euros. Anteriormente, era de 100 a 400 euros. «Hemos detectado que hay un incremento y hay que considerar que si los servicios de limpieza dedican más tiempo a la limpieza de la Llagosta, se dedica también menos tiempo a desinfectar», explicó el alcalde Óscar Sierra.

El portavoz de ERC, Xavier Cols, preguntó si estas infracciones, una vez pase la situación global por coronavirus, se volverían a tipificar como leves. En cuanto a la concejala de Economía y Hacienda, Conchi Jiménez, le contestó que «la medida ha venido para quedarse».