Francisco Barbachano
Cada vez que habla Sánchez
sin pasar por el Congreso,
arma la de Dios es Cristo
con sus dictados complejos.
Se ha llegado a un extremo,
que cuesta tomarlo en serio.
 
Habla de varias fases
y nueva normalidad
y el ciudadano pregusta
¿si es nueva, lo que será?
y referente a las fases,
confunde, más que aclarar.
 
Cabrea a la oposición
y a todas las comunidades,
que se enteran por la prensa
de sus excentricidades.
Y es que a Pérez-Castejón,
le cuesta decir verdades.
 
Parece que el timón
del barco se ha atascado
y navega a la deriva
sin que pueda controlarlo.
y eso, inquieta y preocupa,
al sufrido ciudadano.
 
 Francisco Barbachano