Francisco Barbachano
 Nunca hay que bajar la guardia
por duro que sea el tema,
si está de Dios, ya será,
sea invierno o primavera.
Yo sé bien de que les hablo,
porque vi la muerte cerca.
 
Hablamos de tú a tú.
Le dije: ‘parca’, no vengas
que tengo cosas que hacer,
antes de irme de la tierra.
Fue duro, a que negarlo,
el tener que hablar con ella.
 
El ‘coronavirus’ es cobarde.
No caer en depresiones
porque ese se envalentona
hiriendo sin contemplaciones.
Hay que plantarle cara
y seguir las instrucciones.
 
Las que aconsejan los técnicos
que eso no es ninguna broma.
Sigamos a rajatabla
cada una de las normas
y no dejemos de alabar
a los que guardan nuestra persona.
 
Francisco Barbachano