Desde hace unos años las palomas son una plaga en Santa Maria de Palautordera. La proximidad del Montseny atrae estas aves y la población no para de aumentar. Son, básicamente, un problema de limpieza aunque de momento no comportan ningún riesgo sanitario, dicen desde el Ayuntamiento local.

Desde el 2012 el Ayuntamiento hace capturas anuales de palomas para reducir la población. Las capturas van desde los 200 hasta casi un millar a lo largo de estas campañas.

Este enero se han empezado a sustituir las redes que impiden a las palomas anidar en las cavidades de los árboles y al mismo tiempo se están haciendo capturas controladas de palomas en las azoteas de algunos edificios.

A pesar de las actuaciones de captura de palomas realizadas por el Ayuntamiento, reconocen ahora que «no se consigue reducir de forma importante el número de palomas presentes en la vía pública»

Por este motivo ahora piden a los vecinos del pueblo que los ayuden a localizar los espacios que les proporcionan refugio o que utilizan para dormir durante la noche y para poner los huevos y hacer la cría. «Es por ello que os pedimos vuestra colaboración, y que nos informeis de refugios que conozcais, como espacios protegidos, buhardillas, tejados, porches, donde haya detectado actividad de palomas», explican desde el Ayuntamiento local.