El fabricante de componentes para la automoción Magneti Marelli ha anunciado a sus trabajadores que presentará un expediente de regulación de trabajo temporal. Los 400 trabajadores afectados conforman la planta de Barberà del Vallés, según ha informado Comisiones Obreras (CCOO) en un comunicado.

Según el sindicato, la planta se ve afectada porque actualmente fabrica un producto electrónico con piezas que llegan desde la China, de una factoría que la multinacional tiene en una zona próxima al foco del coronavirus y que en estos momentos permanece parada.

CCOO ha rechazado este ERE temporal y ha reclamado a la empresa que ponga en marcha otras medidas de flexibilidad interna previstas en el convenio.

En un comunicado, sin embargo, la compañía atribuye la decisión del ERE temporal a la «bajada de ventas generalizada» que sufre el sector de la automoción y asegura que «el ERE se encuentra en proceso de negociación». Con todo, reconoce que debido al virus chino la planta ha sufrido problemas de suministro de algunas piezas, lo que ha causado «afectaciones» en la producción.

«Estamos trabajando para que la treintena de trabajadores que se han visto afectados recuperen la normalidad en un periodo corto de tiempo», concluye la empresa.