La sección tercera de la Sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado la Modificación Puntual del Plan General Metropolitano en el ámbito de Montcada Norte-Parque de la Riera Seca, donde se encuentra la empresa Valentine, que había sido impugnada por el Ayuntamiento de la Llagosta.

La sentencia da la razón al Consistorio de La Llagosta, que, entre otras cuestiones, está en contra de que el sector que ocupa Valentine pase a ser suelo industrial y deje de ser zona verde. La sentencia no es firme, ya que aunque se podría presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

El Ayuntamiento de La Llagosta presentó un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo del consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull, del 4 de agosto de 2016 de aprobación definitiva de la Modificación Puntual del Plan General Metropolitano en el ámbito de Montcada Norte-Parque de la Riera Seca del municipio de Montcada i Reixac. Las partes demandadas eran la Generalitat y el Ayuntamiento de Montcada i Reixac. Con esta decisión, el Consistorio de la Langosta daba continuidad a las acciones judiciales anteriores que hicieron que el Tribunal Supremo declarara nula la modificación del Plan General Metropolitano que recalificaba la zona verde de Can Milans en zona industrial.

El TSJC estima el motivo de impugnación basado en la falta de evaluación ambiental estratégica de la modificación puntual. También estima el motivo de impugnación consistente en que la modificación puntual vulnera el Plan Territorial Parcial Metropolitano de Barcelona de 20 de abril de 2010 (jerárquicamente superior) de manera amplia. Según la sentencia, la modificación puntual aprobada por el Ayuntamiento de Montcada contempla una previsión mucho más reducida del futuro vial de alta capacidad que cruzaría la C-33, las líneas de AVE, la C-17 y el sector del arroyo seca. En cambio, si recogiera las determinaciones del Plan Parcial Metropolitano, la zona verde del frente de la riera Seca y el área verde junto a la C-17 quedarían desvirtuadas para su uso.

Al perder valor funcional, social y ambiental las zonas verdes descritas, decae el modelo de ordenación propuesto en la modificación puntual y hace innecesario abordar los restantes motivos de impugnación: condiciones hidráulicas del arroyo Seca, zona inundable de los espacios libres, alturas máximas y vulneración del principio de justa distribución de beneficios y cargas.

El alcalde de La Llagosta, Óscar Sierra, afirmó que la sentencia del TSJC es una «buena noticia para la Llagosta», aunque ha recordado que todavía puede haber un recurso ante el Tribunal Supremo.

«La Justicia vuelve a dar la razón al Ayuntamiento de La Llagosta, que siempre ha velado y velará por los intereses de la ciudadanía de nuestra localidad», indicó el alcalde.