Los animalistas en plena acción dentro de la granja de vacas

Unos 130 animalistas de la entidad «Meat the victims» entraron ilegalmente este domingo en una granja lechera en Sant Antoni de Vilamajor para supuestamente denunciar las condiciones en las que se encuentran los animales.

Durante 20 minutos se pasearon por la explotación para hacer visible su protesta y denuncian que recibieron insultos y excrementos por parte de los propietarios de la explotación. También afirman que fueron objeto de gestos amenazantes, cortes de mangas por parte de los granjeros que vieron allanada su propiedad.

«Llega un punto de agresiones físicas, de tirar caca, de intentar insultarnos y todo tipo de cosas, y es porque tienen miedo de que la gente vea lo que pasa dentro de sus granjas», dice Massim Akanadouch, uno de los activistas.

Los animalistas afirman que las malas condiciones en las que se supuestamente se encuentran las vacas se evidencian en cuestiones como no tener agua en sus cubos a pesar de las altas temperaturas, o que se separaran los terneros de su madre con tan solo tres días de vida. Los activistas aprovecharon el ‘asalto’ para darles agua sin el permiso de los propietarios.

Los propietarios de la explotación ganadera avisaron a los Mossos que procedieron desalojar la granja. No es esta la primera vez que una granja del Vallès se ve invadida por docenas de animalistas- la mayoría muy jóvenes- con ánimo de denunciar la situación de los animales.

El sindicato Unió de Pagesos (UP) hace unos meses cuando se produjo una invasión similar en una granja de cerdos de Sant Pere de Vilamajor pidieron a la Administración que «actúe» contra los activistas del movimiento animalista Meat the Victims que entraron en una granja de cerdos «por el alto riesgo sanitario que conlleva».