cartaslMe gustaría comentar un tema que, si bien puede considerarse normal, no es así cuando la gestión no se hace correctamente. Desde hace tiempo hay convenios de colaboración entre miembros de la administración y las universidades para que, los primeros, impartan clases a futuros miembros o bien de la administración o de empresas privadas.

Esta práctica habitual tiene un solo condicionante. La empresa habitual del docente ha de conocer que este impartirá dichas clases y, por deferencia, se le concede dicha compatibilidad. Es un acto recíproco y de buena fe entre dos administraciones. Acto seguido o el trabajador o la empresa se pone en contacto con la tesorería de la Seguridad Social y ambas empresas se reparten el cobro de la cuota del trabajador.

Dicho de otra manera, uno no puede trabajar y cotizar en dos sitios a la vez, porque, en su momento, las horas o días trabajados no se sumaran, sino que contaran como una. Por lo tanto, es normal que ambas administraciones o empresas se repartan la cotización de este trabajador.

Lo que ya no es tan normal es encontrarse a un una persona impartiendo clases en la universidad sin que la empresa, en este caso la administración local, le haya dado la compatibilidad. Esto, por lo que sé, está ocurriendo en el Ayuntamiento de La Roca del Valles con uno de sus trabajadores.

Desde principios de curso académico esta persona está impartiendo el curso titulado: Introducció a les Polítiques Públiques. Dicho curso se da en la Escuela de Policía de Mollet y está adscrito a la Universidad de Barcelona. Esta profesora asistente está llevando a cabo dos trabajos que, como he dicho anteriormente es normal a día de hoy, pero sin que esta doble función haya sido aprobada por el pleno municipal.

Revisando todas las ordenes del día y los puntos tratados, uno se da cuenta que desde el mes de julio, o digamos septiembre –pues hubieron elecciones y cambio de consistorio- no se ha ratificado en pleno la compatibilidad de esta persona para dedicarse a sus funciones en el Ayuntamiento de La Roca del Valles y como profesora asistente en la Universidad de Barcelona. Además, esta persona fue durante varios años secretaria de este ayuntamiento. Por lo cual, conoce la ley y sabe cómo tiene que proceder.

Uno sólo puede pensar que ha actuado a mala fe o que tiene algún tipo de enfrentamiento con el nuevo consistorio. También uno piensa que el consistorio tenía que haber actuado al respecto, habida cuenta que es conocedor de lo que está haciendo uno de sus trabajadores. No queda muy bien que en momentos como los actuales haya una desidia así por ambas partes.

Román Bataller Bosch
Abogado (Mollet del Valles)