¡Padre Nuestro!

marzo 08 06:50 2019 Print This Article
Francisco Barbachano

Si quieren un buen consejo:
nadie deje de rezar
para no caer enfermo,
ya que es un lujo enfermar;
sobre todo, si dependen,
 de la Seguridad Social.
 
Se ha llegado a tal extremo
y a tanta insensibilidad
que, por cierre de quirófanos,
no te pueden operar.
Eso és desesperante;
pero es la pura verdad.
 
Por sus “reales reaños”
anulan la intervención;
porque el ministro de turno
o tal vez el consejero,
necesitan mucha “pasta”
viajando al extranjero.
 
Y entretanto la impotencia
del médico y del enfermo,
deja una huella perenne
ante tanto desconcierto.
Lo dicho: nadie deje de rezar,
para no caer enfermo.
 
Francisco Barbachano
  Article "tagged" as:
  Categories: