Un vecino de Castellar del Vallès condenado a prisión permanente revisable por una violación y asesinato

marzo 07 18:41 2019 Print This Article

Pablo Catalán de 46 años se ha convertido en el primer condenado a prisión permanente revisable en Cataluña. El Tribunal del Jurado de la Audiencia de Barcelona considera que cometió los delitos de agresión sexual y asesinato y le impone esta pena. La sentencia considera que el 19 de diciembre de 2015 violó a una mujer que se encontraba insconsciente en su casa de Castellar del Vallès y después la estranguló con sus manos mientras que la víctima “carecía de cualquier posibilidad de realizar una defensa eficaz”.

A partir del veredicto del jurado, el tribunal considera que condenado, de 46 años, y víctima celebraron, junto a otros amigos, el cumpleaños de ella bebiendo alcohol y consumiendo drogas hasta que se fueron a casa de él situada en una urbanización de Castellar del Vallès, donde siguieron con la fiesta. La sentencia indica que se trataba de un grupo que practicaba habitualmente “juegos sexuales” pero “sin penetración” y que el grupo de amigos dejaron a la víctima dormida profundamente al irse del domicilio después de que la madre del condenado, que vive en el piso de arriba, les ordenó que pararan la fiesta.

El condenado los llevó a una gasolinera cercana al pueblo y allí los dejó, ya que por haber bebido y consumido drogas no podía conducir más lejos. La sentencia indica que, al volver a casa, Pablo violó en repetidas ocasiones a la víctima ya que ella “carecía de toda capacidad de oponer resistencia al haber perdido la consciencia a consecuencia del previo consumo de bebidas alcohólicas, anfetaminas y ansiolíticos”, ya que la mujer tomaba medicación para la depresión. Después, la estranguló con sus manos hasta matarla a causa de una insuficiencia respiratoria.

Sobre las seis de la tarde, el condenado avisó a la Policía Local de Castellar de que una amiga suya “se había caído por las escaleras y creía que estaba muerta” en su casa. Los agentes encontraron el cadáver envuelto en una manta y un saco para runa y la zona alrededor del cuerpo “recién fregada”. Ese mismo día el condenado tuvo invitados a comer, según la sentencia, por lo que el jurado cree que la víctima murió antes de las 11 de la mañana.

La Audiencia de Barcelona aplica al condenado el atenuante de intoxicación por tomar alcohol y estupefacientes, pero en grado simple, al no haberse acreditado la afectación a sus facultades, ya que poco antes de los hechos condujo su vehículo y realizó “actividades que no son propias de una persona con sus facultades muy afectadas: fregar, quitar hierbas del jardín, cortar ramas de olivo con una motosierra”. Además, deberá indemnizar a la madre y mujer de la víctima con 100.000 euros por los daños morales.

  Article "tagged" as:
  Categories: