El independentismo vuelve a movilizarse en las calles a partir del viernes

enero 30 19:06 2019 Print This Article

El próximo viernes 1 de febrero serán trasladados a Madrid Jordi Rull, Jordi Turull, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Joaquim Forn, Carme Forcadell y Dolors Bassa. Tiene que estar el 2 de febrero a disposición del tribunal antes de iniciarse el juicio por los hechos ocurridos el 1 de octubre de 2017.

Ante este traslado la Asamblea Nacional de Catalunya (ANC) ha dado instrucciones a todos los separatistas. El traslado no puede hacerse sin ruido. ¿Qué planean hacer?

Por la mañana del viernes 1 de febrero, acompañarán a los presos en diversos puntos del recorrido con esteladas y pancarta. Quieren con este acto demostrarles que no están solos.

Por la tarde concentraciones de denuncia demostrando o clamando que “la autodeterminación es un derecho, no un delito”. La mayor concentración se espera en los Jardinets de Gràcia, en Barcelona. También se esperan concentraciones en otros puntos de Cataluña.

El 2 de febrero se concentraran en la Plaza Sant Jaume de Barcelona para decirle al gobierno de la Generalitat y al Parlament que ellos pueden revertir la situación. Según la ANC estas dos instituciones tiene la potestad de sacar de la cárcel a los presos y desmontar el juicio.

A parte, un sindicato minoritario vinculado al independentismo como Intersindical – CSC, ha presentado al departament de Treball la convocatoria de una huelga general. Lo mismo ha insinuado la Generalitat. Estos últimos encubriendo la realidad de porqué encubrirá una huelga general ilegal en apoyo a los políticos enjuiciados.

Por su parte la rama juvenil de las CUP, Arran, organizará una serie de conferencias bajo el eslogan: “Sufrimos la #represió por estar construyendo los cimientos de un nuevo mundo donde podamos vivir vidas que merezcan la pena vivir”. Por su parte la CUP quiere llevar al peno del Parlament una votación sobre la independencia unilateral. Esto dependerá de si hay o no pleno en el Parlament. Porque JuntXCat, ERC y la propia CUP quieren cerrarlo el 6 y 7 de febrero como protesta por el juicio.

En definitiva, se espera un comienzo de febrero marcado no sólo por el juicio, sino por una paralización casi total de Cataluña, al menos en el sector funcionarial dependiente del gobierno independentistas de Torra.

  Categories: