No es un problema político

agosto 26 11:09 2018 Print This Article

Nadie me podrá acusar de haber sido franquista. Franco murió cuando tenía dieciocho años y militaba en un movimiento antifranquista. Pero no estoy dispuesto a comulgar con las ruedas de molino que ha provocado Pedro Sánchez para quedar con el picapiedra Pablo (sin) Iglesias.

Como dice Arturo Pérez-Reverte hay unos asuntos en los que no  se puede ser equidistante sino ecuánime, y la guerra civil es uno de ellos.

Hace quince años acudí a una conferencia de Montse Tura, la consellera de Interior del Govern de la Generalitat, en que versó sobre la necesidad de no vulgarizar el sentido de las palabras. Que no se puede calificar de fascista a un contrincante, porque eso exonera a los auténticos fascistas. Estamos en un momento de devaluar las palabras como si fueran niños de dos años que el vocabulario se limita a decir papa, mama, yaya, pipi y caca.

Ahora mismo las palabras de moda es ser ‘fascista’.

Franco es un muerto fascista que hay que exhumar del Valle de loa Caídos por el respeto a los caídos de los dos bandos.

Quim Torra dice que hay que perseguir a los fascistas que asolan Catalunya, pero no sólo las tonterías proceden de la acera contraria sino que esta semana en Economía Digital, diario con el que colaboraba en 2015, un conocido columnista decía que la ‘Historia siempre se repite’ y comparaba a los indepes con las camisas pardas. Hay comparaciones que son odiosas. Como la CUP decir que la Mossa de Cornellà había ejecutado a loco que la atacó…

La demagogia del panfleto nos inunda alimentada por el fecundo germen de la ignorancia. No son los docentes los principales problemas de este estado general de putrefacción, pero también forman parte de un cocido nauseabundo, cuya vanguardia son el ariete de los políticos.

Nunca pensé que añoraría a Adolfo Suárez, Felipe González, Fraga Iribarne y Santiago Carrillo. Nunca me lo habría imaginado. Pero es así.

El problema no es político sino de falta de cultura.

Roberto Giménez

 

PD:Franco encantado con su exhumación porque había pedido a su esposa Carmen que quería ser enterrado con ella en un mausoleo de El Pardo.

  Article "tagged" as:
  Categories: