Los Mossos intervienen el rebaño de cabras y ovejas de un ganadero de Lliçà d’Amunt por maltrato animal

marzo 25 09:27 2018 Print This Article

En la granja se localizaron numerosos animales muertos

Una actuación coordinada entre la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra y el Departamento de Agricultura Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) el pasado 6 de marzo y a raíz de una resolución judicial, ha permitido intervenir un rebaño de ovejas y cabras de un ganadero de Lliçà d’Amunt. Al hombre se le investiga por un presunto delito de maltrato animal, contra la salud pública y contra los recursos naturales.

Las actuaciones se remontan tiempo atrás, cuando agentes de la Unidad Regional de Medio Ambiente (URMA) de la Región Policial Metropolitana Norte localizaron unas ovejas muertas alrededor de la granja, los cadáveres de las cuales no se estaban gestionando de manera adecuada.

“A pesar de las sanciones administrativas, el propietario continuaba gestionando el rebaño con descuido”, relatan los Mossos. Tanto el DARP, como el Ayuntamiento de Lliçà d’Amunt, como los Mossos intentaron reconducir la actitud del ganadero y le dieron una pluralidad de alternativas para mantener el ganado en las condiciones adecuadas, pero no consiguieron reconducir el problema.

Ante esta situación, el DARP decidió tramitar el expediente por vía judicial y denunciar los hechos a la Fiscalía, al considerar que se estaba incurriendo en un delito de maltrato animal y otro contra la salud pública. Dada la gravedad de los hecho, el Juzgado de instrucción autorizó el decomiso de todo el rebaño así como de los otros animales domésticos de la explotación.

El pasado 6 de marzo miembros del DARP conjuntamente con efectivos del Área Central de Medio Ambiente (ACME) y de la URMA de la RPMN ejecutaron el auto judicial y retiraron de la granja un total de 702 animales: 567 ovejas, 80 corderos, 50 cabras, 2 ponis y 3 perros. Los animales fueron examinados uno por uno por veterinarios del Departamento de Agricultura a fin de comprobar su estado de salud. En el operativo participaron más de 30 efectivos, entre policías, agentes rurales, veterinarios y técnicos del DARP.

En el interior de las instalaciones se localizaron 40 cadáveres de ovejas y cabras en diferentes estados de descomposición que convivían con el resto del rebaño, además también había un gran número de cadáveres enterrados entre los purines que llegaban a tener una altura de un metro de espesor cubriendo una extensión de 800 m2 de terreno. En el exterior de las instalaciones se amontonaban unos 200 metros cúbicos de purines donde se mezclaban esqueletos y cuerpos en descomposición.

En general el rebaño presentaba signos de desnutrición y algunos animales estaban muy delgados. Se detectaron problemas de cojera en un número de animales elevado provocado por la falta de higiene de las instalaciones así como problemas cutáneos de falta de lana debidos a enfermedades parasitarias o carencias alimentarias.

El propietario y su padre fueron detenidos ese mismo día 6 de marzo por intentar agredir a los Mossos cuando les cotnactaron con el objetivo de hacerles entrega del auto judicial del comiso.

Durante todo el operativo, se ha contado con la colaboración y cooperación de asociaciones animalistas en el seguimiento y la recogida de datos sobre el estado de los animales.

  Article "tagged" as:
  Categories: