Más vale prevenir que llorar

agosto 27 09:30 2017 Print This Article

Algunos amigos de Face se cabrearon por haber reproducido un guasap que un amigo me envió, que de haber colocado unos bolardos los trece muertos de las Ramblas hubieran sido otros porque a los terroristas sólo se les vence abatiéndolos. No como dijo Ana Pastor en le Sexta tras los asesinatos en Londres la noche del sábado en la matanza del tres de junio: ‘la policía ha asesinado al comando islamista’ que, entre otras personas, había asesinado a Ignacio Echevarría, de Pozuelo de Alarcón, que dio su vida al defender a un desconocido armado con un patinete. Le acuchillaron en el suelo. El español fue el héroe de esa noche de cuchillos largos al lado del Támesis.

Que amigos se cabrearan demuestra hasta qué punto está caldeado el ambiente político catalán, al margen del tiempo, porque nos espera un otoño explosivo. Especialmente, si la fiebre adolescente de la Cup va en la Primera Línea de combate, que Dios nos coja confesados.

Afortunadamente, a los catalanes no nos da por cortar troncos con un hacha cuando estamos cabreados.

Lo que reproduje de los bolardos, maceteros de piedra, al día siguiente fue publicado por El Periódico de Catalunya. No sé si esta edición les causó la misma irritación al verla, si la vieron, publicada en el diario de BCN del Grupo Z, que no es precisamente ABC…

Repito: los lobos hambrientos intentar saltar todas las cercas para devorar a los corderos, pero los pastores saben bien que hay que ponerles a refugio para protegerles de las alimañas.

***

A principios de los años 90 la gente de mi generación recuerda el brutal atentado a la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Vic. Los etarras dejaron bajar por la pendiente de la calle una furgoneta cargada de explosivos para que estallara en el patio de la Casa Cuartel donde estaban jugando los hijos de los guardias tras haber salido de la escuela. Desconozco si pretendían matar niños, pero lo consiguieron.

Al día siguiente, los terroristas fueron abatidos en un chalet de una urbanización de Lliçà d’Amunt dónde tenían su guarida conseguida a través de la etarra de Granollers loca Dolores… ¡Estaba como un cencerro! Hace veinte años que se pudre en una prisión. No recibe ni la visita de sus familiares ¡Que la repudiaron!

Unos días después el comisario Antonio Galiano, de la PN de Granollers, recibió la orden del Ministerio de Interior de colocar unas grandes jardineras de cemento armado porque la plaza de la Iglesia hacía pendiente, y otros terroristas podrían repetir la salvajada de Vic.

La policía no es tonta. Más vale prevenir que llorar…

Vuelvo a Granollers, que ha sido mi territorio profesional, ¿saben cuando se colocó los semáforos delante del HOTEL IRIS de la avenida urbana, Sant Esteve, la más rápida de la ciudad? Cuando una noche de viernes un coche segó la vida de dos vecinos.

Roberto Giménez

PD: El jueves por la noche en todas las calles que desembocaban al paseo marítimo de Calafell la brigada de obras había colocado bolardos. Las quitaron cuando el terrorista más buscado fue abatido.

Más vale prevenir que llorar…

 

 

 

  Article "tagged" as:
  Categories: