Una obligación del director

octubre 23 09:15 2016 Print This Article

roberto2Con esta Carta del Domingo doy por acabada mi trilogía sobre el fiasco de mi antepenúltima aventura periodística EL VALLÈS DEL SIGLO XXI (después han venido los digitales ECONOMIA DIGITAL y CRONICA GLOBAL), En mis Memorias de Director tenía reservado el último capítulo para esa historia pero como acostumbro a no dejar nada el tintero ahorraré el cabreo que podría suponer a algunos de mis amigos retratar sus errores, porque tengo la maldita costumbre de no tapar ninguna vergüenza. Me gustan los desnudos integrales.

Así que no lo haré y hoy escribiré sobre mi forma de entender el periodismo que es el trabajo en equipo. El error de un periodista daña al colectivo. Un éxito se olvida en un día, pero una metedura de pata siempre encuentra el aforo de los palmeros críticos que les gustaría verte bajo tierra. La única vez que me aplaudió la competencia fue en un acto institucional de despedida organizado por el Ayuntamiento. Me aplaudieron porque me iba…

Cuando acepté el compromiso de ser el alma mater de EL VALLÉS DEL SIGLO XXI llamé a todos los periodistas que habían trabajado conmigo en casi treinta años y un día todos me dijeron que sí, porque les hacía ilusión embarcar en una aventura romántica como expliqué hace un par de semanas, pero de entre todas ellas la que más me gustó fue la de Jordi Sanuy que desde hace quince años está en Els Matins de TV3, y que si no asciende en la Cosa Nostra es porque no es de la cuerda de Mónica Terribas, como lo es su protegido David Bassa, actual jefe de informativos de esa casa al servicio de El Procés.

Le pedí que colaborara y me dio un sí automático pero quiso explicar a los lectores su experiencia profesional cuando era un estudiante que cursaba primero de periodismo. Esto fue lo que explicó para dar el sí.

El artículo es más largo pero como estoy limitado por el espacio voy al núcleo de sus razonamiento. Lo publiqué en catalán pero en atención a que los lectores de CRONICA GLOBAL y naturalmente EL ESPAÑOL sois de toda España, lo traduzco al castellano:

…de Roberto quiero destacar un duro episodio que vivimos juntos, hace muchos años. No sé si él lo recordará, pero a mi me quedó grabado en la memoria y puedo explicarlo con detalle: escribí una noticia que al Consejo de Administración no gustó que se publicara. Por eso me convocaron un día. Todos los que mandaban tenían mi escrito subrayado con rotulador  amarillo fosforescente, y nada más entrar en la sala, me pidieron explicaciones.

Mejor dicho me dieron una castaña y de pasada unas recomendaciones: el presidente del Consejo me explicó que a los prohombres de la ciudad no se les puede criticar: ‘puede ser que no lo sepas porque eres joven e inexperto’, y me lo dijeron, atención, con ese prohombre implicado a mi lado (era el presidente de la ACB). Sabían que lo publicado era verdad, pero lo importante no era eso.

Yo era un chico de veinte años y le dije al presidente del Consejo que no quería aprender a mentir ni mirar a otro lado cuando convenía. Podían dar mi trabajo a quien quisieran. Mi idea del periodismo era otra.

Me levanté y cogí el camino de salida. Fue entonces cuando Roberto se levantó de la silla y dijo con voz alta y clara: ‘si él se va, yo me voy detrás’. La amenaza del director en el mejor momento de la historia de la Revista, hizo que el Consejo hiciera marcha atrás y me acabara dando libertad total. El pulso lo ganó Roberto y la profesión. Es por cosas como ésta que he vuelto a colaborar con mi director…

Yo que tenía diez años más que él, me había olvidado de esta vieja historia de hace veinticinco años. La había olvidado porque mis batallas fueron frecuentes y un agujero tapa a otro agujero, pero al leerlo lo rescaté la historia perdida en la memoria.

¿Porqué me la jugué?, porque el periodista tenía razón, yo era el director y, por lo tanto, el responsable de aquella información que dañaba la imagen del presidente de la Asociación de Clubes de Baloncesto, amigo de la casa.

Una de las obligaciones de un director es esta: proteger a su equipo. No tengo nada más que decir.

Roberto Giménez

  Article "tagged" as:
  Categories: