¿Va por el mal camino La Roca del Valles?

octubre 21 06:11 2016 Print This Article

 

César Alcalá

César Alcalá

Ahora vienen meses apasionantes. En concreto dos años y siete meses. En el último pleno municipal no se aprobaron las ordenanzas y tasas municipales para el año 2017. A pesar de todo lo que se pueda decir, sólo con 5 regidores en gobierno, es muy difícil conseguir la mayoría. Además, teniendo en cuenta los problemas ocurridos últimamente y la falta de comunicación del actual equipo de gobierno, sería un milagro obtener los votos necesarios.

Lo que ha pasado es decepcionante para todos. Así no se puede gobernar un municipio. Por desgracia queda mucho tiempo para dejar de perder el tiempo y empezar a trabajar no ya sólo por la actual Roca del Valles, sino por su futuro. Hay que gestionar y, esto, difícilmente ocurrirá vistas las actuaciones de los miembros del actual gobierno.

Con la no aprobación de las ordenanzas y tasas municipales volvemos al 1 de enero de 2016. Es decir, a las que se aprobaron en 2015 para entrar en vigor en esa fecha. Bien es cierto que el actual equipo de gobierno no quería incrementarlas y deseaba aprobar lo mismo que ya había. Ahora bien, la perdida estriba en que lo pensado en 2015 nada tiene que ver con el 2017. Hay parámetros que han cambiado y, de aquí al final de la legislatura, seguiremos con las mismas ordenanzas y tasas. Es más, la siguiente cuestión se llama presupuesto e inversiones.

Estas se debatirán la próxima semana. Teniendo en cuenta el proceder del actual equipo de gobierno de ERC, uno piensa y considera que es muy difícil dar el plácet a lo que piden. En primer lugar porque nadie nos ha consultado sobre lo que pensamos o no de las inversiones a realizar en el municipio y, en segundo lugar, porque en algunos aspectos de las mismas no estamos de acuerdo. Otro motivo es que se intentan aprobar unas inversiones para 2016 que, difícilmente, se llevaran a cabo en éste año.

Actualmente se gestiona el Ayuntamiento de La Roca del Valles con un presupuesto prorrogado. Es decir, estamos con el presupuesto de 2015. A lo largo de este año no ha habido posibilidad de aprobar un nuevo presupuesto. La culpa es del equipo de gobierno en general y de nadie en particular. Teniendo en cuenta esto hay un factor favorable para el actual gobierno de ERC.

Si las ordenanzas y tasas se pueden prorrogar –por eso hemos votado no a las mismas, porque nuestro voto no paraliza el funcionamiento ordinario de municipio-, el equipo de gobierno puede presentar un nuevo presupuesto al pleno municipal. Un nuevo presupuesto amparado en unos criterios ya caducos. Es decir, se puede presentar uno con los parámetros del 2016, pero no con el de 2017. Dicho de otra manera, si bien habrá ingresos, y si bien podrían hacerse inversiones, estas no se realizaran por falta de quórum.

Veamos. La ley de Bases de Régimen Local, en su adicional 16, dice que la junta de gobierno puede aprobar el presupuesto presentado en pleno y desestimado por la mayoría, siempre y cuando el anterior esté prorrogado. Y esta faceta se cumple. Ahora bien, las inversiones tienen que ser aprobadas por el pleno. Y teniendo en cuenta la no aprobación de ordenanzas y tasas y la posible no aprobación del presupuesto, difícilmente saldrán adelante las inversiones.

Y aquí tenemos el estancamiento del municipio. No hay inversiones y, por defecto, no hay cambios estructurales en el municipio. Se deberán reducir partidas del presupuesto y revertirlas a otras partidas que, si o si, deben pagarse. Ya no sólo el sueldo de los trabajadores, sino la deuda contraída y otras partidas imprescindibles para que el ayuntamiento no entre en quiebra.

A esto apuntar que se paralizaran actuaciones del día a día por falta de dinero; se frenaran mantenimientos –con la consiguiente degradación de las infraestructuras-; se paralizaran gestiones indispensables para el desarrollo municipal; se deberán llevar a cabo servicios necesarios y esto implicará reducir recursos y destinarlos a estos servicios. En definitiva, una parálisis en la gestión del día a día que La Roca del Valles no se merece.

Los dos próximos plenos municipales son de trámite. El pleno que marcará un antes y un después es el de noviembre. Ese es fundamental para el futuro de La Roca del Valles. No hay nada nuevo bajo el sol ni encima de la tierra. Algunos se tienen que dar cuenta que no todo está hecho, ni que obtendrán un plácet por su cara bonita. Se lo tienen que ganar día a día. Como alguien dijo, la estelada no lo aguanta todo. A ver si empiezan a darse cuenta de la puñetera realidad.

Debemos contestar positivamente a la pregunta del título. La situación descrita nos lleva inexorablemente al caos. La Roca del Valles va a sufrir recortes, a nivel general, y se perderán unos años valiosos para hacer importantes inversiones. La falta de gestión del gobierno de ERC provocará un retroceso importante en el día a día ciudadano y el gran o grandes perjudicados serán todos los vecin@s de La Roca del Valles. Pasaremos dos años y siete meses muy difíciles y negros. Tendremos que afrontarlos con valentía y esperanza. Una mejor gestión municipal es posible y no pasa por la actual.

César Alcalá

Regidor y Presidente

PPC La Roca del Valles

  Article "tagged" as:
  Categories: