El Sr. Alcalá o la voz de su amo

Septiembre 03 09:54 2016 Print This Article
Manel Álvarez, regidor de CDC de la Roca

Manel Álvarez, regidor de CDC de la Roca

Hablando de perros: “La voz de su amo” es el nombre de una famosa casa de discos británica. Su emblema es un perro escuchando el sonido que emite un gramófono. El emblema tiene una curiosa historia, que ahora no viene al caso -para no cansar-, pero aquellos que tengan interés, pueden consultar la Wikipedia. El caso es que leyendo el escrito firmado por el Sr. César Alcalá, publicado en esta revista, el día 26 de Julio de este año, me vino a la mente esa imagen. Un perro escuchando a su amo.

Lo cierto es que el Sr. Alcalá  no ha ejercido la potestad de oposición en lo que llevamos de mandato. Eso sí, está aprovechando esta revista para escribir unos artículos que, en algunos casos faltan a la verdad, y en otros, no dicen toda la verdad. Ésta última, es otra manera de mentir.

Él puede creer que esto es hacer oposición, pero es lamentable que alguien confunda la difícil, noble y necesaria tarea de oposición, con el simple hecho de difamar y de escribir mentiras.

Parece, además, que todos los años que acumula como concejal, no le han servido para aprender a criticar decisiones o posicionamiento político, y para no entrar en críticas sobre temas y aspectos personales. Éstas últimas, además de demostrar una profunda ofensa, son la demostración de su falta de argumentos políticos.

Como sabe el Sr. Alcalá, el actual gobierno de la Roca está formado por dos grupos. Por un lado ERC con 5 concejales y por el otro CiU con otros 4. Por tanto, el gobierno dispone de una cómoda mayoría absoluta para poder ejercer su labor. El alcalde es de ERC, después de la firma del pacto de investidura y de gobierno entre ambas formaciones, que permitió que todos los concejales de CiU votaran a favor del candidato de ERC.

Desde un primer momento, nosotros, hemos entendido que el liderazgo del gobierno le corresponde al alcalde, y siempre hemos estado, y continuaremos estando a su lado. Es el alcalde que votamos en su momento, y mientras no se rompa la confianza mutua, lo seguirá siendo.

Ese liderazgo, no es excusa para admitir, de manera solidaria, todos los errores que podamos haber cometido, como gobierno, durante este primer año de mandato. Del mismo modo, y también de manera solidaria, hemos sido partícipes de los aciertos. No puede ni debe ser de otro modo.

Aunque se disponga de una mayoría absoluta, los gobiernos de coalición son difíciles de gestionar. No existe un manual de instrucciones, y estamos continuamente aprendiendo a solucionar los desencuentros o posibles discrepancias que puedan surgir.  Somos dos formaciones políticas distintas, con diferentes maneras de ver algunas cosas, pero con unos objetivos comunes  muy claros, definidos en el pacto de gobierno y de investidura firmado por ambas formaciones.

Los desencuentros o discrepancias son normales en todos los colectivos, las familias, las parejas, y por supuesto en todos los gobiernos. ¿Quién se atreve a decir que no? El problema no está en discrepar, sino en el oscuro objetivo que se pueda buscar al divulgar las posibles discrepancias internas, sin valorar el daño que se le está causando, por ejemplo, a su propio alcalde.

Como dicen algunos entrenadores, “los trapos sucios no tienen que salir del vestuario”. Ésta es mi manera de pensar al respecto de las posibles diferencias en el seno del gobierno. Claro está, que a la oposición le interesa profundizar en estos desencuentros, e intentar sacar provecho político. Claro está también, que si se hacen públicas ciertas diferencias, alguien del vestuario puede no estar obrando de manera honorable con sus compañeros.

Alguien puede estar haciendo de gramófono. El Sr. Alcalá, se limita a escuchar a la voz de su amo.

A diferencia del Sr. Alcalá, prefiero, de momento, no hablar de pesebres. Si lo hiciera, quizás debería recurrir al refranero popular, que tanto parece que le gusta a él, y recordar aquel que dice: “Piensa el ladrón que son todos de su condición”. No lo haré. Ya he dicho que no creo que sea buena idea entrar en temas personales.

Si el Sr. Alcalá está interesado en tener más información de los hechos, sabe que podemos quedar en cualquier momento que lo permitan nuestras agendas.

Cuando se publique esta carta, el Sr. Alcalá, cómo todos los concejales del consistorio, habrán recibido una petición del concejal de Hacienda para presentar las propuestas que estimen oportuno, tanto para las ordenanzas fiscales como para el presupuesto del 2017.

Quizás no vale la pena recordar que el año pasado, ante la misma petición, el Sr. Alcalá no presentó ninguna propuesta. Quizás sí.

 

Manuel Álvarez

Regidor d’Hisenda, Qualitat i Millora Continua i Noves Tecnologies

Ajuntament de la Roca del Vallès

 

  Article "tagged" as:
  Categories: