Condenado el propietario de una agencia de viajes de Granollers por estafar a 60 clientes

enero 22 12:57 2016 Print This Article
La sentencia ha sido dicatada por la Audiencia Provincial

La sentencia ha sido dicatada por la Audiencia Provincial

La sección octava de la Audiencia Provincial de Barcelona ha condenado a tres años de prisión e inhabilitación a Josep Colom Casanova, el propietario de una agencia de viajes de Granollers que estafó a cerca de 60 clientes en 2011.

Según informa hoy el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), los afectados, matrimonios que se querían ir de vacaciones, pero también un elevado número de inmigrantes centro y sudamericanos y del África subsahariana, presentaron denuncia en el Juzgado de Instrucción número 8 de Cerdanyola del Vallès (Barcelona).

La Audiencia de Barcelona ha condenado a Colom por un delito continuado de estafa o de apropiación indebida de dinero, y obliga al acusado a pagar una multa de 8 meses con una cuota diaria de 6 euros, así como indemnizar a 45 de los clientes afectados con un total de 93.613,89 euros.

Los hechos se remontan a agosto de 2011 cuando Colom, que regentaba un local como mayorista de la agencia Estivaltour, se declaró insolvente y dejó sin los viajes de verano a cerca de 60 personas, la mayoría latinoamericanos que iban a visitar a sus familias en su país.

Según se explica en la resolución judicial, Colom regentaba una agencia de viajes con nombre comercial Estivaltour y marcas comerciales Voltour y Estivaltour en la calle Martí Grivé 22 de Granollers, y Estivaltour le retiró la autorización para emitir billetes el 20 de septiembre de 2010.

Sin embargo, asegura la sentencia, el acusado continuó la actividad de agencia de viajes aportando la cantidad de dinero que ingresaban los clientes por sus billetes a otra agencia Estivaltour.

Asimismo, la sentencia asegura que Colom y Soriano se repartían una comisión del 1 % del total facturado, y el acusado desvió el dinero entregado por algunos de sus clientes a otro fin o para pagar los billetes de viaje de otros clientes, efectuando una “pelota cada vez mayor”.

Ahora, el acusado, que también deberá pagar las costas, tiene un plazo de cinco días para interponer un recurso de casación por infracción de ley o por quebrantamiento de forma.


  Article "tagged" as:
  Categories: