¡Irrepetible, Hermida!

mayo 08 07:45 2015 Print This Article

Miró a la luna un buen día,

Francisco Barbachano

Francisco Barbachano

y creerse no podía

que narrara con su voz

aquella imagen de vida,

de unos norteamericanos

que alucinaban a Hermida.

 

Lo fue todo, libremente,

en radio y televisión.

Sedujo creando escuela

con gran imaginación

y, ante la tele basura

Jesús, no se doblegó.

 

Fue periodista de raza

triunfando toda su vida

y un buen día se marchó

con suprema cortesía;

pues su mente creadora,

sumisiones, no admitía.

 

Y murió escuchando versos

leídos por sus amigos.

Los versos de Juan Ramón

le durmieron los sentidos;

que eran  cantos onubenses

de sus recuerdos de niño.

 

Francisco Barbachano

 

 

 

 

 

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.