El Patio de Monipodio

marzo 29 08:21 2015 Print This Article

robertoTengo una bomba informativa que contar. Va en serio. En estas semanas ha sido noticia Miguel de Cervantes porque se han localizado sus restos en el convento de las Trinitarias del barrio de las Letras, en el Madrid de los Austrias. El Patio de Monipodio aparece en una de sus Novelas Ejemplares. Ese patio es el lugar donde los cacos se reúnen para tramar sus fechorías, que no es cosa de hoy sino de siempre. Pues El Patio de Monipodio es un capítulo de mi libro La Moción de Nériz que salió a la venta la pasada semana, como ha informado Revista Digital del Vallés.

En este capítulo relato 27 chanchullos que he visto y vivido en mis casi treinta años de director de El Vallés. He puesto veintisiete jugando con las letras del abecedario en honor del manco de Lepanto.

Les puedo asegurar que como en botica hay de todo, y todo verdad: como es poco el espacio del que dispongo en esta sección enunciaré algunos de ellos.

Empiezo la lista con las manzanas venenosas que me han ofrecido empezando con la fábula que se extendió de que La Roca Village me pagaba las vacaciones a cambio de que no les atizara, y continuo con la proposición indecente que me ofreció un conocido letrado de Granollers en recompensa por mis trabajos de investigación periodística. También la promesa del presidente de Policlínica, el profesor Pita, si le defendía…

La decisión tomada por el alcalde Francisco Llobet, durante los tres meses que estuvo como presidente de la Diputación de Barcelona en funciones, para que la prensa para no convertirse en el centro de la ira de los periodistas más afamados de la época.

La financiación del constructor Jaume Anfruns a todos los partidos y sindicatos de Granollers para que le dejaran trabajar en paz.

Los trapicheos sucesivos que ha sufrido el Casino Club de Ritme durante más de treinta años y tres presidencias sucesivas: la de Josep Muntal, Emili Cot y Joan Garriga. Historias nada ejemplares.

Lo de la ex pepera y pro convergente, Àngels Olano, no tiene perdón de Dios. Su historia y porqués tienen más jugo que los zumos Don Simón.

Los secretos de cómo actúa el Consell de Control de La Caixa, la única que no ha desaparecido, contados por un ex alcalde de Granollers que fue penalizado por director general Vilasarau…

He dejado para el final los chanchullos de los Pujol, especialmente los de Aixó es una Dona (doña Marta Ferrusola); y la trapacería de José Montilla antes de ser president de la Generalitat, Ministro de Industria y de la Diputación, cuando era alcalde de Cornellà.

Historias para no dormir que aparecen en El Patio de Monipodio, el segundo capítulo de La Moción de Nériz de venta en algunos kioscos de Granollers y en la Llibreria Carbó (No lo pidan en La Gralla: estoy vetado).

Roberto Giménez

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

  1. David
    marzo 29, 19:56 #1 David

    Roberto, parece ciertamente interesante este capítulo. Al menos, las premisas prometen. Recuerdo el caso Montilla en Cornellá ,,,,,

    Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.