Políticos a pan y agua

enero 06 08:57 2015 Print This Article

diaboloAlguien debería plantearse seriamente ponerle coto a las copiosas comidas navideñas. Lo digo ahora, que ya cerramos el ciclo de banquetes, para meditarlo en los próximos meses y poderlo implantar en las Navidades del 2015. Y debería hacerse por Ley. No me refiero a que el Congreso de los Diputados prohíba a todo el mundo los canelones, la carn d’olla, las gambas, los turrones, o el sinnúmero de delicias que nos hemos metido entre pecho y espalda estos días, sino establecer una legislación que limite su ingesta en función de las responsabilidades que uno tenga.

Lo creo muy necesario.

Durante estas fiestas hemos escuchado las declaraciones de algunos políticos que demuestran que no es nada bueno opinar tras una maratón gastronómica. Sea por que les sube el ácido úrico al cerebro y les quema las neuronas o sea porque el azúcar les convierte en engrudo el torrente sanguíneo, el caso es que las sandeces que se escuchan son más gordas de lo habitual. Y en boca de quienes se supone son los representantes de los ciudadanos, esto implica un grave problema que puede dar pie a conflictos en el futuro.

Empezó hace unos días el secretario general de CDC, Josep Rull, afirmando que “Podemos” es el “Caballo de Troya” del Estado en el proceso soberanista. Siguió el presidente de la Generalitat, Artur Mas diciendo en el partido navideño entre las selecciones de País Vasco y Catalunya que su táctica era que los “de casa se entiendan”, lo que fue reinterpretado desde el Twitter oficial de CiU como que “el reto que tenemos delante los de casa es ir juntos”. Luego salió el portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull, diciendo que el discurso de “Podemos” en relación a Catalunya era “casposo”. De la burrada sin ton ni son de Rull, al discurso excluyente de los “de casa”, pasando por el insulto ofensivo de Turull hacia los no nacionalistas. Y todo sin salir de CDC. Podríamos ampliar esta lista con declaraciones de dirigentes de otras fuerzas…Los obvio, para no cansarlos.

¿Entienden por qué debería limitarse por Ley las comidas navideñas a algunos representantes políticos?

Y además propongo una sanción para los que incumplan esa ley: una semana a pan y agua. Si de esta manera no logramos que dejen de decir tonterías en Navidad, al menos tendremos los políticos más atléticos de Europa.

Diábolo

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.