Guardia Civil y Mossos desarticulan una banda que había actuado en La Roca, Caldes, Montornès y La Garriga

octubre 24 09:30 2014 Print This Article

Agentes de los Mossos de la División de Investigación Criminal (DIC), conjuntamente con la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Huesca, detuvieron el pasado 14 de octubre cuatro hombres, con edades comprendidas entre los 40 y los 42 años, dos de ellos de nacionalidad española y los otros dos de nacionalidad kosovar, vecinos de Mataró, Barcelona y Viladecans, como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza, tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, atentado contra los agentes de la autoridad, delito contra la seguridad vial y falsificación documental.

A los arrestados se les imputan siete robos, perpetrados entre el mes de diciembre de 2013 y el 1 de agosto de este año, en las poblaciones de Caldes de Montbui, Montornès del Vallès, Centelles, La Garriga, La Roca del Vallés, Taradell y Barberá del Vallés. Además, la investigación permitió relacionar este grupo con diez robos con fuerza más, en este caso, en interior de vehículo. Tras pasar a disposición judicial, uno de los cuatro detenidos ingresó en prisión y los otros tres quedaron en libertad con cargos con la obligación de comparecer cada semana ante la autoridad judicial.

La investigación conjunta se inició cuando la Guardia Civil de Huesca informó a la Unidad Central de Robos con Fuerza de los Mossos que tenían conocimiento de la existencia de una organización criminal con un alto grado de especialización, organización y dotada de una sólida estructura, que cometía robos con fuerza mediante el método del butrón. El modus operandi consistía en inutilizar los sistemas de alarma de empresas y forzar las cajas fuertes con herramientas como radiales o similares. Previamente, los ladrones seleccionaban la empresa que pretendían violentar, y la elegían en función de la tipología de los productos que fabricaban o almacenaban, o bien porque de la actividad comercial se podía desprender que la caja fuerte podría contener importantes sumas de dinero.

En función de la empresa seleccionada y teniendo en cuenta parámetros como las medidas de seguridad que tenían o de las eventuales vías de huida tras perpetrar el robo, los autores utilizaban vehículos con alta capacidad para transportar grandes cantidades de productos sustraídos. Una vez materializados los robos, la organización criminal vendía el material a terceros que actuaban como receptadores.

Las pesquisas policiales permitieron establecer la actividad delictiva del grupo y la identificación de las personas que lo integraban. Con la información disponible se puso en marcha un operativo policial consistente en seis entradas y pesquisas domiciliarias: dos en Barcelona, ​​una en Sabadell, una en Mataró, una en Viladecans y otra en Cambrils. En los registros los policías encontraron varias herramientas, utilizadas habitualmente para violentar las empresas, emisoras para comunicarse entre ellos, objetos sustraídos de diversa naturaleza y prendas de ropa y complementos para cubrirse el rostro que se utilizan para evitar dejar huellas como tapabocas, guantes o gorras. En el registro también se intervinieron armas blancas, una pistola detonadora modificada para uso real, sprays de defensa, dinero en metálico de más de 100 países diferentes, sustancias estupefacientes, básculas de precisión y bolsas de mano con documentación de cientos de personas.

Además, los agentes recuperaron un vehículo de alta gama que había sido sustraído de un concesionario de la población de Mataró el mes de marzo de 2012 y en intervinieron otro que los delincuentes usaban para cometer los robos.

 

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.